domingo, 18 de noviembre de 2012

Una boda muy emotiva.

Esta entrada está dedicada con todo mi cariño a mi hermana y mi cuñado Xabat porque siempre he apostado por ellos y porque siempre me han tenido ahí desde el primer momento.
Os quiero muchísimo y estoy muy feliz de que por fin estéis juntos.

El otro día disfruté de la novia más preciosa que he visto en los últimos años: mi hermana. Estaba guapísima, con un vestido de Rosa Clará (modelo Danubio), un bonito recogido que le hizo Aldo (Aldo Peluqueros Bilbao) y unos zapatos monísimos con un pequeño lacito comprados en Mariinski.

Para mi ha sido una boda muy emotiva, de hecho me pasé toda la ceremonia más la mitad de la comida llorando, porque tiene detrás una bonita historia de como un primer amor muchas veces perdura en el tiempo aún teniendo obstáculos por medio.


Mi hermana y su hoy marido Xabat, se conocieron hace doce años cuando ella tenía 15 y el 14. Enseguida empezaron a salir. Como vivían en distintos pueblos y con bastante mala comunicación yo llevaba a mi hermana todos los sábados a casa de los que ahora son sus suegros, se quedaba a dormir allí y subía a recogerla todos los domingos. Así durante 4 años que salieron juntos, por lo que la relación entre las familias siempre fue muy habitual y fluida. 
Unos meses después de nacer mi primer hijo, dejaron la relación. Nunca me he explicado realmente porqué por que todos sabíamos que seguían enamorados.

Mi hermana y Xabat con mi hijo David, el día que nació.
La cosa es que por circunstancias de la vida estuvieron 8 años separados físicamente que no emocionalmente (según mi opinión). Dio la casualidad que se fueron a vivir al mismo barrio (sin saberlo) y un día se volvieron a encontrar.
Ya veis lo que puede a veces un primer amor. Se volvieron a ver y se fueron a vivir juntos y en julio hicieron un bonito viaje a la India, donde se casaron de la forma tradicional de la India. 
Al volver de allí querían formalizarlo aquí de una forma sencilla que al final ha acabado en una boda en "condiciones" (con vestido, banquete, regalos, etc...) el 10 de Noviembre (10/11/12) en el Castillo de Arteaga.

Natalia & Xabat
Nos sorprendieron bailando en vez del tradicional vals, un tango que fueron a aprender para la ocasión. Junto con los padres del novio, que también lo tenían preparado.

"Tango Nupcial"

Nos lo pasamos muy bien, nos emocionamos mucho y lloramos sobre todo Toñi (la madre del novio), Egoitz (el hermano del novio) y yo, que soy muy llorona y que además estaba tan feliz de que estuvieran juntos que no podía evitarlo.

Mi hermana y yo.
Y también nos desestresamos después de la contrarreloj de buscar ropa que no me hiciera parecerme a Demis Roussos (ya que he engordado 12 kilos), zapatos, complementos, etc... 
y de terminar todos los detalles que dieron en la boda, que fueron unos broches que hice con cápsulas de nespresso.

Detalles de la boda.

Reservamos todo el Castillo de Arteaga para nosotros y al día siguiente desayunamos todos juntos en familia. ¡¡Fue un gran fin de semana!!