domingo, 27 de mayo de 2012

No pudo ser, pero la fiesta...

 ... mereció la pena.
   David invitó a mis padres y a mi sobrino a que viesen la final en casa con nosotros. Y me pidió que hiciera una tarta del Athletic para celebrarlo. Y como no, amatxu se pasó la noche del jueves para el viernes almibarando, rellenando, forrando y pintando la tarta.



Al final el resultado me gustó aunque tuve alguna que otra dificultad con el relleno ya que me quedó un poco más blando de lo que hubiera deseado y me dio algún que otro problema a la hora de alisar el fondant.

El bizcocho base fue un MSC (Madeira Sponge Cake) con almíbar de piña y relleno de buttercream de arándanos negros. La cubierta, fondant de miel pintado a mano con colorantes alimentarios en gel de Americolor.

La verdad que después de un buen picoteo a base de lomo y jamón ibérico, queso de

oveja, caracolillos y nécoras, la tarta fue un buen postre. Pena no haber puesto el broche final a la noche con una victoria del Athletic, pero como ya he dicho antes, no pudo ser.

 ¡¡Esperaremos a la próxima!!