jueves, 9 de octubre de 2014

Torta seca de manzana.

Después de caer en la tentación.

La tarta que traigo hoy tiene una pequeña historia.
Una de mis aficiones favoritas aparte de coser, hacer ganchillo y manualidades diversas, es la lectura.
Antes de ayer me terminé otro libro
"Sabrás perdonarme" de Miriam Martínez y desde que lo leí se me quedó el deseo inconsciente de realizar esta receta.
En un momento dado del libro, Francesco (uno de los protagonistas) le da el siguiente consejo a Ana (protagonista principal):
   "Con el tiempo todo se cura y se pone en su lugar"
Y lo acompaña del siguiente ejemplo:
   "Coges una manzana verde y la cortas en rodajas. Luego, separas una ración de harina en una taza, en otra una de azúcar con canela, luego bates dos huevos y por último separas dos de leche. Listos los ingredientes, pones la manzana en la base del molde y añades el resto. Lo introduces en el horno y a esperar."
Dicho esto Ana le pregunta si no tiene que mezclar los ingredientes, y la respuesta de Francesco es la siguiente:
   "No hay que mezclar nada. He ahí la sorpresa, el horno pone todos los ingredientes en su lugar. Resultado, una tarta exquisita"


Como os imaginareis tenía que comprobar si era cierto que los ingredientes se ponían solos en su sitio al meterlos en el horno y además quería saber si la tarta realmente era exquisita y os puedo decir que sí, ¡¡los ingredientes se ponen en su lugar y sí, la tarta realmente es exquisita!!

TORTA SECA DE MANZANA. (Típica de Uruguay)

 
Así queda al desmoldar.

Para la torta:
12 cucharadas de harina
1 cucharada de polvo de hornear
12 cucharadas de azúcar

Para el relleno:
3 manzanas peladas y cortadas en rodajas finitas
1/2 taza de azúcar con 2 cucharaditas de canela

Para la cobertura:
2 huevos
1/4 litro de leche
2 cucharadas de azúcar

1 chorrito de vainilla

Umm, exquisita porción...

Primero hay que mezclar los ingredientes secos.
En un molde preferiblemente desmontable (ya que como no hay que engrasarlo se rompería la torta al querer sacarla) poner 12 cucharadas de la mezcla de ingredientes secos.
Colocar las rodajas de manzana y espolvorear con la mezcla de azúcar y canela.
Cubrir con el resto de los ingredientes secos.
Batir los huevos,mezclar con la leche ,el azúcar y la vainilla.
Con esta mezcla bañar la mezcla seca que está en el molde cubriendo la superficie (no importa que queden trocitos de mezcla seca sin cubrir, ya que cocida en el horno sabe igual de bueno que lo cubierto).
Llevar a horno precalentado a 180°C hasta que dore la superficie.
Sacar del horno y dejar enfriar.

Servir.

Torta recién sacada del horno.