miércoles, 5 de agosto de 2009

Regreso de las vacaciones.

El pasado martes empecé a trabajar de nuevo. Vuelta a la rutina y a esperar... ¡¡¡otro año entero!!!


Este año, como todos, hemos dividido nuestras vacaciones entre Anguciana (La Rioja) donde llevo veraneando los 32 años que tengo y Palo, un precioso pueblecito del Pirineo Aragonés que nos tiene cautivados. Llevamos ya 8 años yendo en verano e incluso a veces en Semana Santa y no tengo más que cosas buenas que decir del pueblo y de sus gentes.



Las fotos que he puesto son en los columpios y en la plaza de la iglesia de un pueblito cercano a Palo que nos acercamos a visitar. El pueblo se llama Rañín.
Los que aparecemos en la foto, como no, somos mi hijo David y yo misma.